Ultimatum de las principales organizaciones del textil y confección a la UE: “Europa se está quedando sin tiempo para salvar su propia industria. Hay que actuar con rapidez y decisión”

 Tiempo de lectura: 4 minutos

Ultimatum de las principales organizaciones del textil y confección a la UE: "Europa se está quedando sin tiempo para salvar su propia industria. Hay que actuar con rapidez y decisión"
La patronal europea del sector textil y de la confección, EURATEX; la Federación Europea del Algodón e Industrias Textiles, EUROCOTON; la Asociación Europea de Poliolefinas Textiles, CIRFS; la Asociación Europea de Servicios Textiles, ETSA; y la Asociación de Tejidos no Tejidos, Edana, han emitido un comunicado conjunto este viernes en el que califican el paquete de medidas energéticas de la UE "satisfactorio", pero insuficiente y "poco ambicioso", e instan a la UE a poner en práctica soluciones realmente efectivas para no poner en desventaja a la industria textil europea frente a otros competidores internacionales. Si no se pone remedio de forma inmediata, alertan estas organizaciones, se abocará a la industria textil europea a una pérdida paulatina pero rápida de tejido empresarial, empresas y puestos de trabajo.

19 de septiembre de 2022

Ultimatum de las principales organizaciones del textil y confección a la UE: "Europa se está quedando sin tiempo para salvar su propia industria. Hay que actuar con rapidez y decisión"

El mes pasado, cuando los precios al por mayor del gas alcanzaron el nivel récord de 340€/MWh (desencadenando también precios de la electricidad por las nubes) la industria textil europea pidió a la Unión Europea que adoptara un límite de precios al por mayor para el gas, la revisión del principio del orden de mérito en el mercado de la electricidad.

El 14 de septiembre de 2022, con motivo del discurso sobre el Estado de la Unión de la presidenta Von der Leyen, la Comisión anunció iniciativas destinadas a abordar la dramática crisis energética a la que se enfrenta Europa.

Tras esta declaración, las principales organizaciones del sector textil y de la confección europea (la Confederación Europea de Confección y Textiles – EURATEX, la Federación Europea del Algodón e Industrias Textiles – EUROCOTON, la Asociación Europea de Poliolefinas Textiles – CIRFS, la Asociación Europea de Servicios Textiles – ETSA, y la Asociación de Tejidos no Tejidos – Edana) han emitido una declaración conjunta en la que exponen que “nosotros, las asociaciones europeas que representan a todo el ecosistema textil, acogemos con satisfacción estas propuestas de la Comisión para cambiar los parámetros de referencia de TTF y desacoplar el TTF del mercado de la electricidad y la revisión del principio de orden de mérito para el mercado de la electricidad, que ya no sirve al propósito para el que fue diseñado”.

Asimismo, añaden, también acogemos con satisfacción la propuesta de modificar el marco de ayuda estatal que, en nuestra opinión, debería incluir el acabado textil, los servicios textiles y los sectores no tejidos, así como una simplificación de los requisitos de solicitud. Además, pedimos una implementación uniforme en toda la UE”.

Una propuesta que carece de ambición y que es insuficiente

No obstante, critican, “la propuesta de la Comisión carece de ambición” y alertan en el comunicado conjunto de que “si se confirma, se hará a costa de perder la capacidad industrial europea y puestos de trabajo europeos. En última instancia, Europa permanecerá sin su ecosistema textil integrado, tal como lo conocemos hoy en día, y sin ningún medio para traducir en realidad la estrategia textil de la UE, para productos textiles más sostenibles y circulares”.

En esta línea, insisten en que “es absolutamente necesario un límite de precios europeo ambicioso y significativo sobre el precio al por mayor del gas natural. Europa se está quedando sin tiempo para salvar su propia industria. Ahora es el momento de actuar con rapidez y decisión en unidad y solidaridad a nivel europeo. Entendemos que hasta ahora se ha discutido un límite de precio muy alto entre los ministerios y eso no es tranquilizador para las empresas de toda Europa: si algún límite está, como se esperaba, por encima de 100/MWh, estas empresas colapsarán”.

Es urgente que la UE adopte medidas más contundentes

Ya en marzo de 2022, con los precios al por mayor del gas de la UE en 200€/MWh, “la situación era insostenible para mantener la producción de textiles. Hasta la fecha, los precios al por mayor del gas natural han alcanzado el nivel de 340€/MWh, ¡más de 15 veces más altos en 2021! Actualmente, muchas empresas han suspendido sus procesos de producción para evitar la pérdida de decenas de miles de euros cada día. Esperamos que esto no se convierta en la nueva normalidad y, para reducir la probabilidad de tal escenario, pedimos a la Comisión, al Consejo de la UE y al Parlamento que adopten rápidamente acciones decisivas, impactantes y concretas para abordar la crisis energética y garantizar la supervivencia de la industria europea”.

Y es que, señala el comunicado conjunto, “dada la terrible competencia internacional en la que opera la industria textil de la UE, no es posible transmitir el aumento de los costes a los consumidores. Sin embargo, con estos precios altísimos, nuestras empresas no pueden permitirse el lujo de absorber esos costes. Las empresas textiles de la UE son principalmente PYME que no tienen la estructura financiera para absorber tal shock. En contraste con esta realidad en Europa, el precio al por mayor del gas en los EE. UU. y China es de 10 €/MWh, mientras que en Turquía el precio es de 25 €/MWh. Si la UE no actúa, nuestros competidores internacionales nos reemplazarán fácilmente en el mercado, lo que dará como resultado la desindustrialización de Europa y un empeoramiento de la dependencia de las importaciones extranjeras de productos esenciales”.

Segmentos específicos de la industria textil son particularmente vulnerables:

  • La industria de las fibras artificiales (MMF), por ejemplo, es un sector intensivo en energía y un importante consumidor de gas natural y electricidad en la fabricación de sus fibras. No solo se ve afectado por un mayor proceso energético, sino que también está experimentando escasez y un fuerte aumento de los costos de sus materias primas.
  • Para el segmento de telas no tejidas, los procesos de producción, que utilizan tanto fibras como filamentos extruidos in situ, también dependen en gran medida del gas y la electricidad. El fusión y la extrusión de polímeros, el cardado de fibras, la formación de bandas, la unión y el secado de la banda son técnicas que consumen mucha energía. Los materiales no tejidos se pueden encontrar en muchas aplicaciones cruciales para los ciudadanos, como en la atención médica (máscaras faciales) o en la automoción (baterías).
  • También cabe señalar que para algunos segmentos el uso de gas no tiene sustituto tecnológico: por ejemplo, las unidades de producción de teñido y acabado hacen un uso muy intenso del gas. Estas unidades de producción están compuestas principalmente por calderas y secadoras, que solo funcionan con gas y no hay tecnología alternativa.
  • El sector de los servicios textiles también está luchando: con la naturaleza crítica del servicio que prestan, requieren una cantidad considerable de energía para mantener los servicios, en particular los hospitales y los hogares de atención, abastecidos de material que salva vidas, así como ropa y ropa de cama para los propios pacientes. Perder estos negocios causaría una falta de ropa para los profesionales de la salud, incluidas batas sanitarias protectoras para cirujanos, enfermeras y médicos, uniformes, incluidas otras formas de equipo de protección personal.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias