La situación empresarial y las expectativas del sector textil siguen siendo positivas pero visiblemente más débiles, según la última encuesta de la ITMF

 Tiempo de lectura: 3 minutos

ITMF
Los mayores costos de las materias primas, la energía y el transporte son las principales preocupaciones de las empresas. Una demanda más débil es otra preocupación, aunque (todavía) no dominante.

19 de mayo de 2022

ITMF

En la segunda quincena de marzo de 2022, la ITMF realizó la 13ª Encuesta Coronavirus-ITMF entre más de 220 empresas de todo el mundo en todos los segmentos a lo largo de la cadena de valor textil.

Por sexta vez desde mayo de 2021, se les hizo a las empresas el mismo conjunto de preguntas sobre su

  1. situación comercial,
  2. expectativas comerciales,
  3. entrada de pedidos,
  4. acumulación de pedidos y
  5. tasa de utilización de la capacidad.

Además, se les preguntó también acerca de sus principales preocupaciones y si, y en qué medida, pueden repercutir los aumentos de costos recientes.

En promedio, en todas las regiones y todos los segmentos, la situación comercial en marzo de 2022 (ver Gráfico 1) se mantiene en territorio positivo con +14 puntos porcentuales (pp). Sin embargo, esto está muy por debajo de los +26 pp de noviembre de 2021 y los +18 pp de enero de 2022, adiverte la Federación Internacional de Fabricantes de Textiles (ITMF). El hecho de que un número relativamente alto de empresas (43 %) juzgue su situación como satisfactoria muestra que la demanda sigue siendo fuerte a pesar de los muchos desafíos que enfrentan las empresas en el mercado. lado de la oferta, como retrasos en las entregas y mayores costos de producción.

ITMF

Cuando se trata de las expectativas comerciales dentro de seis meses, la cadena de valor textil mundial sigue siendo optimista, pero se asienta sobre una base mucho más débil (ver Gráfico 2). Desde septiembre de 2021 el balance entre expectativas empresariales más favorables y menos favorables ha caído de +32pp a +7pp. Esta es una clara indicación de que la cadena de valor textil ha superado el final de un fuerte ciclo económico en el cuarto trimestre de 2021.

Si veremos un crecimiento económico más amplio, aunque más lento, en el futuro dependerá en gran medida de si las cadenas de suministro globales interrumpidas se reequilibrarán y de cómo se desarrollará la guerra rusa en Ucrania en los próximos meses.

Una mirada a las diferentes regiones revela que la situación comercial está en territorio positivo en todas las regiones, excepto en Asia oriental y África, donde el balance entre la buena y la mala situación comercial es negativo. Las expectativas, por otro lado, varían fuertemente. En América del Norte, América del Sur y África las empresas prevén un negocio más favorable, mientras que en el resto de regiones el balance entre más y menos favorable es negativo.

En cuanto a los diferentes segmentos, los segmentos descendentes (tejedores, acabadores y productores de prendas de vestir y textiles para el hogar) generalmente tienen más dificultades que los segmentos ascendentes (productores de fibras, hilanderos y productores de maquinaria textil). Esto es especialmente cierto cuando se trata de transferir costos más altos.

La entrada de pedidos ha caído desde un alto nivel de +38 pp en noviembre de 2021 a +12 pp en marzo de 2022. Esto refleja la situación empresarial más débil. Asimismo, las expectativas de entrada de pedidos también se deterioraron en marzo de 2022 de +34pp en enero a +22pp en marzo de 2022.

Desde julio de 2021, la cartera de pedidos aumentó de 2,3 a 3,1 meses. Las expectativas para la cartera de pedidos se mantienen sin cambios en 2,9 meses. La tasa de utilización de la capacidad se mantiene en torno al 80%. Las expectativas no han cambiado debido a los cuellos de botella persistentes en la cadena de suministro.

Los mayores costos de las materias primas, la energía y el transporte son las principales preocupaciones
de las empresas. Una demanda más débil es otra preocupación, aunque (todavía) no dominante. En promedio, en toda la cadena de suministro, las empresas solo pueden repercutir el 40 % de los costos adicionales.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias