La marroquinería española se mantuvo estable en 2010, con unas ventas de 1.798 millones de euros

 Tiempo de lectura: 3 minutos

Según el informe realizado por MODACALZADO+IBERPIEL, con datos facilitados por la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería, Artículos de Viaje y Afines (ASEFMA), la facturación del sector disminuyó sólo un 0,4% con respecto al año anterior, debido al deterioro de la demanda interna, frente a un crecimiento del 6% de las exportaciones.

12 de septiembre de 2011

Durante el año 2010, las consecuencias de la crisis financiera internacional, agravadas por la crisis económica interna han tenido importantes efectos en los sectores industriales vinculados a los bienes de consumo. Sus secuelas se han dejado sentir en el cierre de muchas empresas, la disminución del empleo y la pérdida de facturación. 

En este contexto económico adverso, llama la atención encontrar sectores cuya industria se haya mantenido estable, como es el caso de la marroquinería española, que en el año 2010 facturó 1.798 millones de euros, tan solo un 0,4% por debajo de la cifra registrada el año anterior. Esta leve bajada se debe a un deterioro de la demanda interna motivada por las altas tasas de desempleo. Así se desprende de los datos facilitados por la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería, Artículos de Viaje y Afines (ASEFMA), con motivo de la celebración de la vigésimo octava edición de MODACALZADO+IBERPIEL. 

Para la patronal del sector, las empresas españolas fabricantes de marroquinería comienzan a experimentar cierto dinamismo en la producción, justificado por la positiva valoración y la buena relación calidad/precio que tienen los productos españoles en el exterior. Resulta un hecho que las marcas internacionales han vuelto a confiar en la industria española y han trasladado su fabricación hacia nuestro país. “Un ejemplo de ello es la localidad gaditana de Ubrique que, con 200 años de experiencia en la confección de artículos de marroquinería, ha visto cómo las grandes marcas internacionales han optado nuevamente por fabricar allí, tras su experiencia en los países emergentes”, afirma Fernando Gutiérrez, secretario general de ASEFMA que espera, que esta tendencia se extienda al resto de las zonas productoras de España. 

Estructura empresarial por CC.AA.

Según datos de ASEFMA, durante el ejercicio 2010, pese a la crisis económica, la caída del consumo interno y la falta de recursos financieros para los negocios, se ha registrado un aumento de casi un punto en el número de empresas, hasta alcanzar las cifra total de 1.618. Este incremento ha tenido su efecto en el empleo directo, que ha crecido un 5%, pero no en el indirecto, que cayó un 2%. Estos datos apuntan hacia un horizonte más positivo, según la valoración de la coyuntura realizada por ASEFMA. Para la patronal de la marroquinería, “pese a que las empresas puedan encontrar dificultades por la falta de financiación, 2011 será un periodo de transición hacia la completa recuperación, que podrá alcanzarse a mediados del próximo año 2012”.

En lo que se refiere a localización geográfica de las empresas de marroquinería, Andalucía continúa líder en términos de producción, ya que concentra el 31,02% de las empresas dedicadas a estos artículos. Le siguen las regiones de Valencia, con el 18,4% y 299 empresas; Cataluña, con un 12,5% y 202 empresas; y la Comunidad de Madrid, con un 11,9%. Concretamente, esta región ha visto incrementada en el último año la creación de nuevas fábricas en un 3%, pasando de 188 empresas en 2009 a 194 en el año 2010. 

En lo que respecta a la producción por nivel de producto acabado, se percibe una evolución en términos positivos de las gamas más altas -alta y lujo-, un mantenimiento de la gama media, y una disminución muy señalada de la gama baja, que prácticamente está desapareciendo de la producción nacional.

Las exportaciones, principal motor de esta industria

En 2010 las ventas al exterior alcanzaron los 433 millones de euros, una cifra que supone un crecimiento de un 6% respecto al periodo anterior. Esta subida viene motivada por el incremento de la actividad exportadora de las empresas del sector; el crecimiento de la demanda del producto español en los países tradicionalmente compradores, que ya han superado la crisis económica, como es el caso de Alemania, así como por la muy buena relación calidad/precio de los productos de alta gama, que son cada vez más valorados en el mercado exterior. 

El mercado europeo, con Francia a la cabeza y con un volumen de negocio cercano a los 200 millones de euros (el 33,9% del total), sigue siendo el principal destino de las exportaciones españolas de los accesorios en piel. Le sigue Portugal, con 57 millones de euros y una cuota del 13%. Italia, Reino Unido, México, Alemania y Grecia, son, por este orden, los otros destinos más importantes de las exportaciones de productos de marroquinería española. 

Los mercados que más han incrementado sus compras a España son, de mayor a menor, Turquía, con un crecimiento del 94% en relación a 2009, seguido de China (69%); Polonia (41%); Alemania e Italia (26%); Grecia (20%); Estados Unidos (15%) y Reino Unido (11%). Las disminuciones más destacadas en nuestras ventas exteriores se han producido en Japón (-40%), México (-11%) y Portugal, que pese a las dificultades motivadas por la crisis sólo ha descendido un 1%. 

Incremento de las importaciones

Las importaciones, por su parte, también han experimentado una subida sustancial (+18%), por valor de 962,43 millones de euros en 2010. Un crecimiento que, según la patronal de sector, se explica por el incremento de las compras al mercado chino (+29%) e indio (+25%), que son las dos economías emergentes de mayor volumen y que además presentan una actividad manufacturera tradicional en productos de piel. 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

26 de septiembre de 2022

23 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

26 de septiembre de 2022

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias