La industria textil y de la confección europea está saliendo de la crisis del Covid-19, pero se enfrenta a otros graves desafíos, según Euratex

 Tiempo de lectura: 3 minutos

La industria textil y de la confección europea está saliendo de la crisis del Covid-19, pero se enfrenta a otros graves desafíos, según Euratex
Así lo pone de manifiesto la patronal europea del sector textil y de la confección, Euratex. Según su último informe económico, estamos superando la crisis del Covid-19, pero esta recuperación puede verse interrumpida por los problemas en la actual cadena de suministro y los problemas energéticos.

12 de octubre de 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La industria textil y de la confección europea está saliendo de la crisis del Covid-19, pero se enfrenta a otros graves desafíos, según Euratex

Los últimos datos económicos sobre la industria europea del textil y de la confección, T&C, confirman una mayor recuperación de la pandemia del coronavirus. La actividad textil ha superado su nivel prepandémico desde el cuarto trimestre de 2019 (+3,6%); el sector de la confección todavía se mantiene un 11,5% por debajo, pero sigue mejorando, según datos de Euratex.

Indicadores de mejoría

En términos trimestrales, el volumen de negocios de la UE mostró signos de mejoras en todo el sector. El volumen de negocios textil aumentó un +3,3% en el segundo trimestre de 2021, después de contraerse ligeramente en el primer trimestre de 2021. Del mismo modo, la actividad empresarial en el sector de la confección creció un +7% en el segundo trimestre de 2021, después de aumentar un +1% en el trimestre anterior.

En el segundo trimestre de 2021, la balanza comercial UE-27 para T&C mejoró, como resultado principalmente de un aumento de las ventas de exportación en terceros mercados y una caída de las importaciones textiles.

Las exportaciones de T&C Extra-EU aumentaron un +49% en comparación con el mismo trimestre del año anterior.

Las importaciones de T&C Extra-EU disminuyeron un -26% en comparación con el mismo trimestre del año anterior, tras una disminución de las importaciones de algunos de los principales países proveedores.

Las importaciones de la UE de China y el Reino Unido colapsaron debido a una combinación de Brexit y una demanda más débil en Europa.

Durante el segundo trimestre de 2021, la creación de empleo se estaba estabilizando lentamente en la industria textil (-0,2% p-o-q), mientras que el empleo en el sector de la confección siguió viéndose afectado por los menores niveles de actividad productiva en la industria durante la primera parte del año (-1,2%). En comparación con su nivel prepandémico en el cuarto trimestre de 2019, el empleo de la UE en el segundo trimestre de 2021 seguía siendo un 4,4% menos en los textiles y un 11,8% menos en la ropa.

La frágil recuperación, en peligro

Sin embargo, esta frágil recuperación se ve obstaculizada por los mayores costos de envío y el aumento de los precios de las materias primas y la energía. El costo de la energía, en particular el gas, ha aumentado más de 3 veces desde principios de este año. Desde el anuncio del paquete “Apto para 55” de la UE, hemos visto cómo los precios del CO2 suben por encima de los 60 €. Esto inevitablemente tiene un impacto en la competitividad de la industria, especialmente en un contexto global. La recuperación futura también se ve amenazada por algunos factores que limitan la producción, como la escasez de mano de obra y equipo, que están ejerciendo una presión adicional sobre las industrias de T&C.

A tener en cuenta en la próxima ‘Estrategia Textil de la UE’

El Director General Dirk Vantyghem comentó estas últimas cifras: “Nuestras empresas han demostrado una gran resiliencia durante la pandemia, y sus últimos resultados de exportación son una señal alentadora de recuperación. Sin embargo, esta recuperación puede verse interrumpida por la actual cadena de suministro y los problemas energéticos. Una vez más, los acontecimientos recientes muestran que esta transición hacia una producción más sostenible solo puede funcionar si se organiza en un contexto global, evitando fugas de carbono y con igualdad de condiciones efectivas. Esto debe considerarse en la próxima Estrategia Textil de la UE”.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias