La historia detrás del Cruelty Free de Giodoro

 Tiempo de lectura: 2 minutos

• Cuando la diseñadora de Giodoro vivía en Australia, descubrió la fibra de lana Merino y se enamoró de su calidad, ligereza y su capacidad de mantener el calor.

14 de junio de 2022

Detrás de la garantía Cruelty Free de Giodoro hay una historia personal de su diseñadora que comienza en un viaje por Australia en búsqueda de granjas locales y éticas.

Lana Merino

Cuando la diseñadora de Giodoro vivía en Australia, descubrió la fibra de lana Merino y se enamoró de su calidad, ligereza y su capacidad de mantener el calor. Preocupada por una forma más ética de consumir moda, el bienestar animal es una de las prioridades a la hora de elegir los tejidos para sus colecciones. Encontró en Australia una granja familiar que cuida de sus propias ovejas y, cuando necesitan más lana, acuden a una granja orgánica situada justo al lado a la cual hacen visitas regularmente para controlar todo el proceso de esquilado. La diseñadora habló personalmente con los dueños de la granja, para comprobar que al esquilar no hacen daño a los animales. Estas ovejas además son criadas solo para la lana (no para el consumo humano), y pastan libremente, esquilándolas solo una vez al año.

Esta lana Merino es incluso más fina que el cashmere y se encuentra presente en varios de los abrigos de Giodoro así como en los sombreros. Además, la lana se procesa de manera que conserva la lanonina natural de la lana, evitando que la lana pique. La lana es también biodegradable, y su vida útil es mucho más larga que la de muchos otros tejidos.

Alpaca

También en Australia pero en la parte de Nueva Gales del Sur, la diseñadora fue en búsqueda de pequeñas granjas de alpacas. Las alpacas necesitan que les corten el vellón para evitar riesgos para su salud y, en la finca que la diseñadora seleccionó, las alpacas no son criadas en masa y viven en su habitat natural. Además, le contaron que se ha comprobado que esquilar una alpaca en posición de pie es mucho menos estresante para el animal, por lo que ellos lo hacen de esta manera. Para que el proceso sea lo menos estresante posible para la alpaca, cuentan con al menos tres personas para realizar el proceso: una persona para cortar el vellón, otra para separarlo y otra para consolar y apoyar a la alpaca. Cualquier número menor de personas podría considerarse como un proceso potencialmente peligroso para la alpaca.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias