La Generalitat de Catalunya impulsa el Pacto para la Moda Circular

 Tiempo de lectura: 4 minutos

La Generalitat de Catalunya impulsa el Pacto para la Moda Circular
● Todo listo para que las organizaciones del sector textil puedan adherirse en las próximas semanas a este acuerdo voluntario para favorecer la transformación del sector de forma compartida y colaborativa.
● La Generalitat promueve este Pacto, con un grupo de 31 agentes de toda la cadena de valor del textil Residuos textiles.

20 de enero de 2022

La Generalitat de Catalunya impulsa el Pacto para la Moda Circular

El segundo plenario del Pacto para la Moda Circular de Cataluña, que ha presidido la secretaria de Acció Climàtica, Anna Barnadas, ha aprobado este jueves las bases y contenidos del Pacto. De este modo se cierra la fase de elaboración de este acuerdo, que culminará en el primer trimestre de 2022 con la firma de un documento, que incluirá las acciones a desplegar hasta finales de 2024.

Compromiso por la circularidad

Para la secretaria “este es un pistoletazo de salida importante, que reafirma el compromiso del sector por la circularidad y que ofrece interesantes oportunidades desde diferentes prismas”. “Es clave”, ha explicado Barnadas, apoyando y destacando la competitividad del textil catalán, que históricamente ha tenido que hacer muchos esfuerzos, “que la industria de nuestro país afronte el reto de transformar lo que hasta ahora se consideraban residuos en materiales que pueden volver a incorporarse en la cadena de valor”. “Todo esto se concluye en el hecho de implementar una agenda compartida, con unos objetivos bien definidos, cómo constituir la mejor de las estrategias para acoger los fondos de recuperación europeos, de forma que impacten en el conjunto del sector, y, en éste sentido, es necesario que se dé un valor importante a este espacio industrial”, ha remachado.

Por su parte, el director general de Innovación y Emprendimiento del Departamento de Empresa de la Generalitat de Catalunya, Lluis Juncà, ha remarcado la “necesidad de impulsar este pacto” en “un contexto como el actual de emergencia climática”. Juncà ha querido poner en valor la colaboración entre los Departamento de Empresa y Trabajo y de Acción Climática, y el “trabajo conjunto para crear complicidades” con los diferentes agentes implicados. “Tenemos de antemano un importante reto, evolucionar hacia una economía que genere las mínimas externalidades basada en negocios sostenibles y más competitivos”, ha añadido.

En Cataluña, cada persona consume entre 21,5 y 26 kg de ropa al año y tan sólo el 12% de los residuos textiles se recoge selectivamente

Las organizaciones que se adhieran al Pacto tendrán que asumir determinados compromisos generales. En concreto, reducir entre un 5 y un 10% la generación de residuos textiles; alcanzar entre el 25 y el 30% en la recogida selectiva de esta fracción; e incrementar el porcentaje de valorización material de la parte recogida selectivamente. En concreto, entre el 55 y el 60% deberá destinarse a la preparación para la reutilización y, entre el 40 y el 50%, al reciclaje de los residuos textiles.

Actualmente se estima que en Cataluña cada persona consume entre 21,5 y 26 kg de ropa al año y tan sólo el 12% de los residuos textiles se recoge selectivamente. Esto implica que la gran mayoría, un total de 140.000 t/año, se incinera o se lanza a los vertederos. De la parte que se recoge de forma selectiva, la mitad se prepara para su reutilización y el 40% se recicla.

Compromisos y proyectos piloto

Desde febrero de 2021, 31 agentes impulsores de la cadena de valor del textil, que incluyen empresas fabricantes, distribuidoras y comercializadoras, patronales y asociaciones sectoriales, gestores de residuos, centros tecnológicos y académicos, administraciones y entidades del tercer sector, han estado trabajando para definir los contenidos y sentar las bases del Pacto. Éste ha sido un proceso abierto y participativo que se ha trabajado en tres comisiones –sobre objetivos, gestión y financiación, y comunicación-. La comisión de objetivos ha definido la propuesta de objetivos globales y específicos, para cada segmento de la cadena, que responde a los retos ambientales, sociales y económicos del sector.

En el ámbito de la fabricación, por ejemplo, se quiere incrementar la durabilidad de los productos y el porcentaje de material reciclado incorporado a nuevos productos, reducir y eliminar el uso de materiales nocivos, aumentar la reutilización con la implementación de nuevos modelos de negocio y desarrollar estrategias de producción más limpia y eficientes, entre otras medidas de escalado e innovación. Para alcanzar estos objetivos ambiciosos, ya se está trabajando en la definición de proyectos piloto en determinados territorios para impulsar la recogida de la ropa de segunda mano y su reutilización, así como para mejorar los sistemas de recogida selectiva de residuos textiles y su desarrollo de la industria local de reciclaje textil.

Hacia un acuerdo voluntario

Los residuos textiles se han convertido en un problema global. En los últimos 15 años se ha duplicado el número de piezas vendidas en todo el mundo y su vida útil se ha reducido cerca de un 20%. Por el contrario, la reutilización y reciclaje no se han incrementado al mismo ritmo, en gran medida porque los productos textiles no suelen estar diseñados para este fin. Se calcula que menos del 1% de la ropa del mundo se recicla para convertirla en nuevos productos. Además, tras la alimentación, la vivienda y el transporte, el consumo global de productos textiles es el cuarto mayor demandante de materias primas y agua, y el quinto emisor de gases de efecto invernadero (GEI).

Cataluña se ha caracterizado históricamente por disponer de una importante industria textil y que hace tiempo que invierte en sostenibilidad como oportunidad. En la actualidad destaca dentro de Europa por su gran potencial de aprovechamiento de los residuos textiles, ya que cuenta con una larga tradición de fábricas que utilizan materiales reciclados en su producción. En un momento en el que se están definiendo medidas decisivas para frenar el impacto de la crisis climática y avanzar en la economía circular, la Generalitat está impulsando el Pacto para la Moda Circular desde los Departamentos de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, y de Empresa i Treball, un acuerdo voluntario que favorezca una transformación urgente y necesaria del textil desde nuestro territorio, de forma voluntaria, compartida y colaborativa, estableciendo objetivos comunes y generando instrumentos que hagan posible este cambio.

La iniciativa se enmarca dentro del proyecto europeo Interreg Europe CircE

Esta iniciativa sectorial es una de las acciones piloto de economía circular elegidas por la Unión Europea dentro del proyecto Interreg Europe CircE por su carácter innovador y su potencial de replicabilidad en otros territorios. Se podrá realizar un seguimiento de los avances del Pacto a través de la plataforma Catalunya Circular, el hub que recoge todas las iniciativas de empresas e instituciones que aportan soluciones y estrategias innovadoras para consolidar la economía circular en Cataluña.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias