La 28ª edición de Modacalzado+Iberpiel cerró ayer sus puertas con moderado optimismo

 Tiempo de lectura: 2 minutos

Los cambios de ubicación de los pabellones y el nuevo concepto de stands ha sido bien acogido entre la mayoría de expositores y visitantes.

14 de septiembre de 2011

Tanto expositores como visitantes han reconocido a ESSL (PuntoModa, Prensapiel, Textil y Moda) que habían acudido a esta edición con ciertas dudas ante los cambios anunciados por Ifema. Tras los resultados de las últimas ediciones, unos y otros acudían en muchos casos como dándose una última oportunidad. Pero los cambios realizados por los organizadores del salón han tenido una buena acogida en general.

Los expositores han visto como el primer día, el domingo, el pequeño y mediano comercio respondía a la llamada de Modacalzado+Iberpiel y acudía en un número y calidad que sorprendió a todos. Seguramente los pedidos ya no son los de hace unos años. Las tiendas siguen programando con mucha cautela y solicitando más reposiciones, pero como mínimo los detallistas visitantes mostraron una actitud más abierta e interesada a las colecciones, tendencias y novedades que estas últimas ediciones y una mayor predisposición adquisitiva, no exenta todavía de la prudencia a tenor de la situación de la economía y el consumo.

El lunes fue algo más tranquilo en cuanto al número de visitantes, y el martes todavía más, pero se caracterizaron por un tipo de visitante más internacional o compradores de la gran distribución organizada, cadenas, grupos de compra, etcétera.

Modacalzado+Iberpiel contó en esta ocasión con 300 empresas expositoras, en representación de unas 600 marcas, que exhibieron sus colecciones y tendencias para la próxima temporada de primavera-verano 2012.

Ayer, expositores y visitantes se fueron a casa con la (buena) sensación de que algo había cambiado en el salón, pero con el convencimiento de que todavía no es suficiente. Evidentemente, la situación económica y de consumo, como otras que también nos afectan, son de índole externo, sobre las que poco podemos actuar, pero sí hay todavía elementos sobre los que podemos incidir entre todos para poder tener un salón con una buena capacidad de convocatoria, tanto de expositores como de visitantes, con una excelente organización, con unas fechas adecuadas y un entorno competitivo. Ese es el reto en el que tenemos que implicarnos todos.

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias