La 12ª edición de Valencia Fashion Week (VFW) ya tiene fechas

 Tiempo de lectura: 4 minutos

Concluida la onceava edición, VFW anuncia las fechas de la XII pasarela para presentar las colecciones de otoño-invierno 2012-13: del 25 al 28 de enero de 2012 en el Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

27 de septiembre de 2011

Las fechas sitúan a la pasarela valenciana en primera fila de las pasarelas a la hora de presentar las colecciones en exclusiva y en primicia de la temporada. Una nueva edición que contará con las actividades del BlackSpace, el Desfile Social Net, la Pasarela Off, la Zona D, el movimiento vital y constante del Village… junto a algunas sorpresas en los desfiles de la pasarela oficial.

El programa contará con alrededor de 30 diseñadores, la mitad de los cuales desfilan en la pasarela del Ágora, con el 70% de diseñadores de la Comunidad Valenciana siguiendo la tónica de ediciones anteriores..

VFW se convierte en la plataforma fundamental para que todos estos creadores de moda presenten y desarrollen su trabajo en condiciones de nivel nacional e internacional, y compartiendo páginas en las webs de moda junto a los desfiles más importantes tanto nacionales como internacionales.

La continuidad de VFW es un hecho reclamado tanto por la mayoría de los diseñadores y del sector que ocupa, como por la opinión pública que considera a la pasarela la segunda en repercusión mediática en España.

La dirección de VFW ha solicitado hace un mes una reunión con el nuevo jefe del Consell para precisamente consensuar criterios y aunar voluntades. VFW está a favor de la integración del sector, pero no desde cualquier prisma que pudiera suponer un retroceso de años en el posicionamiento y la calidad de que actualmente goza la pasarela valenciana.

VFW debe presentar colecciones en exclusiva, en primicia y en calendario de temporadas, tal y como reza su ideario en la normas de participación, pero además debe exigir a las presentaciones rigor e implicación como lo demandaría cualquier pasarela que se precie en esa idea global de que la pasarela única no es un lugar (Madrid), sino un concepto. De lo contrario, muchos diseñadores se quedarían fuera, entre ellos los valencianos que tienen en nuestra pasarela su epicentro comunicativo.

La continuidad de VFW

¿A quién beneficiaría pues la desaparición de Valencia Fashion Week o el cambio hacia una pasarela turística o local? ¿Quiénes son los que dicen que hay ‘poca representación valenciana’ en el calendario de la única plataforma que ha conseguido, edición tras edición, superar con creces los estándares de hace cuatro años? 

Aforo concurrencia, metros de exposición, cantidad de prensa asistente, calidad y confort, retorno publicitario, etc… cada apartado se ha visto aumentado y superado hasta llegar a los niveles actuales desde la primera edición, cada vez con menor presupuesto público y aumentando también la participación privada hasta llegar a un 60% del millón de euros total de su presupuesto.

Contraprestaciones privadas de gestión impecable para un evento que sería imposible mantener sus cotas de calidad sin este escenario privado. VFW es una pasarela que presenta colecciones de prêt-à-porter con voluntad de continuidad, bajo el prisma de autor y centrada en la profesionalización del diseño y los diseñadores.

Hay que distinguir entre diseño, costura, artesanía, que siendo parámetros igual de respetables no todos pueden presentarse en las mismas condiciones ni mezclarlos cara a ese público especializado que son los medios de comunicación, los compradores y el público asistente en un evento dominado por los cambios sociales y económicos que nos llevan además a democratizar la moda y a abrirla al gran público, para que no sea sólo industria y negocio, sino además connotarla de arte, ocio y cultura en un ejercicio sociológico.

Existen muchas opiniones del porqué algunos diseñadores valencianos no presentan sus colecciones en primicia y en exclusiva en Valencia. Simplemente, prefieren Cibeles para hacerlo por razones varias. Al valenciano Francis Montesinos, la castellonense Dolores Cortés o Hannibal Laguna, nacido en Venezuela y afincado ahora en Madrid, VFW les convoca a participar, pero jamás han contestado a ninguna de las invitaciones.

También se convoca a la práctica totalidad de los diseñadores valencianos a que participen en la pasarela, aunque algunos no están presentes porque la crisis ha hecho mella en sus empresas en los últimos años.

Casos aparte como el de Elisa Palomino, quien nunca pidió su participación pero a quien sí se le ofreció desfilar en VFW, o de Miquel Suay, quien se puso en contacto con la organización para ver su continuidad al margen de la pasarela por motivos de internacionalización de la firma.

VFW ejerce la autocrítica y tiene siempre en cuenta a todos ellos y a cualquiera que haga llegar sus apreciaciones razonadas en torno al proyecto, ya que pretende mejorar día a día sin chantajes partidistas, con absoluta trasparencia, con voluntad de superación edición a edición.

Bajo este prisma y con cuatro meses de trabajo por delante, la organización tiene previsto abrirse a las propuestas tanto de los diseñadores que desfilan actualmente como de quienes han desfilado o tuvieran la intención de subirse a su plataforma siempre cuando cumplan con los requisitos necesarios que exige el comité de calidad de cada edición y que figuran en la web: primicia de la presentación de la colección en España, trayectoria, valores de innovación y diseño, calidad del producto y coherencia en su desarrollo.

Con los tiempos que corren, VFW sería hoy una quimera imposible de materializar sin el timón de unos gestores profesionales en su organigrama, capaces de reducir gastos, suplir necesidades con esfuerzo, dinamizar a partir de la aportación privada y saber conducir este gran proyecto valenciano de moda que, en tiempos de crisis como nos toca vivir, cuenta cada vez con menor aportación pública y al que hay que dotar de mayor aportación privada.

NOTICIAS RELACIONADAS

27 de septiembre de 2022

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias