IWC Schaffhausen presenta el Portugieser Tourbillon Cuerda Manual con nuevo movimiento de manufactura

 Tiempo de lectura: 3 minutos

El Portugieser Tourbillon Cuerda Manual combina el diseño atemporal e icónico de Portugieser con un impresionante tourbillon volante de minutos a las 6 horas. Impulsado por el calibre 81905 de cuerda manual manufacturado por IWC recientemente desarrollado con una reserva de marcha de 84 horas, este extraordinario reloj cuenta con una caja realizada en Armor Gold® de 18 quilates y una esfera plateada.

12 de enero de 2022

El tourbillon es uno de los logros más destacados en el arte de la relojería. El volante, el áncora y la rueda de escape se alojan en una pequeña jaula que gira alrededor de su eje. Esta rotación constante ayuda a compensar el efecto de la gravedad en el sistema de oscilación del reloj proporcionando todo un espectáculo visual en la esfera. El tourbillon volante es una hermosa variante del tourbillon.

En lugar de estar sostenida por un puente superior, la jaula se apoya únicamente en una parte, lo que permite una vista aún mejor del funcionamiento interno de este delicado mecanismo.

En el Portugieser Tourbillon Cuerda Manual, el tourbillon volante de un minuto se ubica las 6 horas.

Consta de 56 componentes y pesa solo 0,635 gramos. Gracias al sistema de parada del tourbillon, el mecanismo se puede detener por completo, lo que permite al usuario ajustar el reloj con una precisión de hasta un segundo. Además, el ánocra y la rueda de escape se han recubierto con tecnología Diamond Shell®. El revestimiento liso de diamante en las piezas de silicio reduce la fricción. En combinación con la geometría optimizada de estas piezas, el revestimiento mejora el flujo de energía en el movimiento.

El motor de este reloj es el calibre 81905 fabricado por IWC, que ha sido desarrollado especialmente para este modelo. El movimiento consta de 159 componentes y es de cuarda manual, aportando el muelle real una reserva de marcha de 84 horas. A través del fondo de caja de cristal de zafiro, se puede admirar la elaborada decoración de los puentes y el medallón de oro macizo con la inscripción “Probus Scafusia”.

La caja de este exclusivo Portugieser está fabricada en Armor Gold® de 18 quilates. Gracias a una microestructura modificada, este material innovador cuenta con valores de dureza significativamente más altos que las aleaciones de oro tradicionales. Además, los números árabes aplicados y las agujas tipo hoja de oro armonizan a la perfección con la esfera plateada.

Equipado con una correa de piel de aligátor* negra del fabricante italiano de zapatos Santoni, el Portugieser Tourbillon Manual está ya disponible en las boutiques de IWC, establecimientos autorizados o en línea en IWC.com. Además, el reloj puede registrarse en el programa My IWC y beneficiarse así de una ampliación de hasta los 6 años de la garantía limitada internacional estándar de 2 años.

IWC SCHAFFHAUSEN

En 1868, el relojero y emprendedor norteamericano Florentine Ariosto Jones viajó desde Boston hasta Suiza y fundó la «International Watch Company» en Schaffhausen. Su visionario sueño era combinar los avanzados métodos de fabricación estadounidenses con la artesanía de los relojeros suizos para conseguir los mejores relojes de bolsillo de la época. Al hacerlo, no solo sentó los cimientos del exclusivo enfoque de la ingeniería aplicado por IWC, sino que también estableció la producción centralizada de relojes mecánicos en Suiza.

A lo largo de sus 150 años de historia, IWC Schaffhausen ha afianzado una reputación basada en la creación de complicaciones funcionales —especialmente cronógrafos y calendarios— ingeniosas, resistentes y de fácil uso. IWC, que fue empresa pionera en el uso del titanio y la cerámica, se especializa actualmente en cajas de reloj de avanzada ingeniería fabricadas con los materiales más innovadores, como el aluminuro de titanio y el Ceratanium®. Dando prioridad al principio de «la forma sigue a la función» por delante de la decoración, las atemporales creaciones de la firma relojera suiza plasman los sueños y ambiciones de sus propietarios a lo largo de su viaje por la vida.

IWC obtiene los materiales de forma responsable y toma medidas para minimizar su impacto en el medio ambiente, creando relojes intrínsecamente sostenibles que están diseñados para durar generaciones. La compañía se enorgullece de formar a sus futuros relojeros e ingenieros, así como de facilitar un excelente ambiente de trabajo a todos los empleados. IWC también colabora con organizaciones que trabajan a nivel mundial para apoyar a niños y jóvenes.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias