El CTCR, nuevo desarrollador tecnológico del nuevo proyecto europeo upPE-T, sobre el reciclaje de bioplásticos y su replicación al sector del calzado

 Tiempo de lectura: 2 minutos

● El proyecto 'upPE-T', con un presupuesto de 7,8 millones de euros, abogará por el reciclaje de los residuos de envases de alimentos y bebidas PE y PET post-consumo para obtener productos de alto valor que se utilizarán en la producción de bioplásticos biodegradables y reciclables (PHBV) para la fabricación de envases de alimentos y bebidas.
● Contribuirá a reciclar hasta el 60% de los desechos plásticos de los envases de alimentos y bebidas para 2030 y a elaborar una hoja de ruta viable para garantizar que el 60% de esos envases se produzca a partir de fuentes renovables.
● Esta innovadora iniciativa de cuatro años de duración, también aumentará la conciencia entre los ciudadanos de la UE sobre la capacidad de reciclaje de productos y materiales, aportará beneficios ambientales positivos al disminuir el 85,6% de CO2 en comparación con la producción de plásticos convencionales e irá en línea con las normas europeas e internacionales y los planes de certificación.
● El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, CTCR, actuará como desarrollador tecnológico del novedoso proceso de reciclaje y su replicación al sector calzado.

17 de diciembre de 2020

En la actualidad, más del 98% de los plásticos se producen a partir de fuentes no renovables. Algunos plásticos son de base biológica, sin embargo no todos son reciclables, reutilizables o biodegradables. El polietileno (PE) y el polietileno tereftalato (PET) son los principales plásticos utilizados en los envases de alimentos. La sustitución progresiva de los productos de consumo derivados de los combustibles fósiles es crucial para descarbonizar nuestra sociedad, especialmente en los envases de corta duración.

En 2019, el 19% de los residuos plásticos de envases de alimentos y bebidas posteriores al consumo se siguió enviando a los vertederos y el 39,5% se incineró para la recuperación de energía en Europa. La gestión sostenible de esos residuos plásticos se ha convertido en un problema muy difícil para la industria del reciclaje a nivel mundial. Se necesita un vertedero o incineración cero para lograr la economía circular de los plásticos. Sin embargo, las alternativas actuales de reciclaje tienen importantes limitaciones: (a) el reciclaje mecánico degrada las propiedades del plástico, y (b) el reciclaje químico para la despolimerización del plástico requiere de alta energía y largos tiempos de reacción para ser efectivo, por lo que sólo el 2% de los residuos plásticos se reciclan químicamente.

El upPE-T resolverá estos desafíos a través de una solución innovadora para el upcycling de los desechos de envases de PE y PET post-consumo transformándolos en una gama de bioplásticos biodegradables y reciclables (PHBV) para la fabricación de envases de alimentos y bebidas. El proyecto upPE-T, una Acción de Investigación e Innovación (RIA), ha recibido una subvención de 7.826.685 euros de la Comisión Europea para el Topic ID: CE-BIOTEC-09-2020.

El upPE-T contribuirá directamente a lograr los impactos previstos del tema por: a) el aumento del reciclado de hasta el 60% de los desechos plásticos de los envases de alimentos y bebidas (PE y PET) para 2030, b) contribuir en gran medida al aumento de las instalaciones de reciclado de desechos modernizadas mediante la introducción de un sistema biocatalítico innovador en el sector del reciclado, c) el establecimiento de una hoja de ruta viable para garantizar que el 60% de los envases plásticos de alimentos y bebidas se produzcan a partir de fuentes renovables, d) el aumento de la sensibilización de los ciudadanos europeos sobre la capacidad de reciclado de productos y materiales, y e) la normalización y la certificación que faciliten la futura repetibilidad y el uso más amplio y garanticen la aceptación del mercado.

El upPE-T está coordinado por el CETEC, España, y cuenta con un total de 20 socios europeos de 10 países, entre los que se encuentran 7 PYMES, una Gran Empresa, 5 Universidades, 4 RTOs (Research and Technology Organizations, entre las que se encuentra el CTCR), un Municipio, una Organización de Consumidores (UNC) y una Organización de Desarrollo de Normas (UNE). El proyecto tiene como objetivo alcanzar el TRL 6 al final de su vida útil e involucra a todos los actores clave de la cadena de suministro. El proyecto traerá consigo impactos positivos adicionales en toda Europa en términos de (a) disminución del CO2 (85,6% comparado con la producción de plástico convencional), (b) 0,47Mton PHBV/año producido, (c) un estimado de 424.000 toneladas de plásticos no enviados a vertederos, y (d) creación de 25 empleos directos y 1.500 indirectos.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias