CEC, Cotance, Euratex e industrialAll Europe: pacto y hoja de ruta conjunta para garantizar una transición ecológica y digital exitosa del ecosistema textil de la UE

 Tiempo de lectura: 10 minutos

CEC, Cotance, Euratex e industrialAll Europe: hoja de ruta conjunta para garantizar una transición ecológica y digital exitosa del ecosistema textil de la UE
Las patronales e interlocutores sociales europeos de las industrias textil, de la confección, del cuero y del calzado (TCLF) acuerdan demandas conjuntas para garantizar que el ecosistema textil pueda ser más resistente, sostenible y digital, como se establece en la estrategia textil de la UE. Esto implica abordar las dependencias estratégicas, la financiación adecuada, los incentivos y el apoyo para ayudar a los sectores europeos del TCLF a descarbonizar su producción y ser más circulares, e iniciativas para garantizar que los trabajadores tengan las habilidades adecuadas para el futuro.

6 de julio de 2022

CEC, Cotance, Euratex e industrialAll Europe: hoja de ruta conjunta para garantizar una transición ecológica y digital exitosa del ecosistema textil de la UE

Este lunes tuvo lugar una cumbre en la que participaron los representantes de los empleadores y los trabajadores de los sectores europeos TCLF, a través de la Confederación Europea del Calzado (CEC), la Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores y Vestidores de la Comunidad Europea (Cotance), la Confederación Europea del Textil y la Confección (Euratex) e industrialAll Europe se reunieron con la Comisión Europea para discutir cómo garantizar una transición ecológica y digital exitosa del ecosistema textil de la UE. Durante la reunión, los interlocutores sociales nacionales y europeos adoptaron una declaración conjunta en la que exponen una serie de demandas claras para que los sectores del TCLF sean más resilientes, sostenibles y digitales.

Declaración conjunta

La declaración conjunta sigue la estrategia de la UE de la Comisión Europea para textiles sostenibles y circulares y el lanzamiento del proceso de cocreación hacia un camino de transición para un ecosistema textil más resistente, sostenible y digital (sectores del TCLF). La vía de transición reconoce la necesidad de construir un ecosistema textil resiliente, basado en la innovación y la competitividad global, señalando que los sectores europeos del TCLF se enfrentan a una dura competencia mundial, y que se necesitan medidas para fomentar la producción y el consumo sostenibles en el mercado interior de Europa.

Objetivos claros: pasar de un modelo de negocio lineal a uno circular, con la vista puesta en 2030

La estrategia tiene como objetivo garantizar que, para 2030, los productos del ecosistema comercializados en la UE sean de larga duración y reciclables, mientras que la industria pasa de un modelo de negocio lineal a uno circular. Las iniciativas de la estrategia incluyen nuevos requisitos de diseño para textiles y productos de cuero en el marco de la Iniciativa de Diseño Ecológico para Productos Sostenibles, información más clara sobre los productos y un Pasaporte Digital de Productos, medidas para abordar el lavado verde y medidas para desalentar la destrucción de artículos no vendidos o devueltos.

Como respuesta, los interlocutores sociales del TCLF han acordado demandas conjuntas específicas para garantizar que el ecosistema pueda ser más resistente, sostenible y digital. Estos incluyen acciones decisivas por parte de los Estados miembros y la UE para abordar las dependencias estratégicas, la financiación adecuada, las métricas sólidas, los incentivos legales y el apoyo para ayudar a los sectores europeos del TCLF a descarbonizar su producción y ser más circulares, e iniciativas para garantizar que los trabajadores tengan las habilidades adecuadas para el futuro.

Dirk Vantyghem, Director General de Euratex, señala: “La esencia de la estrategia textil de la UE es conciliar la sostenibilidad y la competitividad. Creemos que es posible; incluso creemos que la sostenibilidad puede convertirse en una fuente de competitividad. Pero para que eso suceda, necesitamos una legislación reflexiva, apoyo a la industria para hacer esa transición y un mercado dispuesto a comprar productos sostenibles. Los próximos meses serán fundamentales para dar forma a ese entorno propicio”.

Por su parte, Carmen Arias, Secretaria General de la CCA, menciona que “las empresas de calzado están reinventando sus estrategias comerciales para abordar el entorno que cambia rápidamente y los escenarios políticos y económicos adversos. La digitalización y la sostenibilidad pueden marcar la diferencia en la maximización de la producción eficiente de sus productos de alta calidad, pero se necesita tanto el apoyo público como la sensibilización de los consumidores. Además, cualquier propuesta legislativa debe tener en cuenta la complejidad de un zapato, su diseño, la multiplicidad de materiales y procesos, para tener éxito”.

En esta línea, Gustavo González-Quijano, Secretario General de Cotance, añade que “el cuero es el mejor ejemplo de un producto de economía circular, ya que es el resultado del reciclaje de un residuo inevitable de la producción de carne. ¡Al hacerlo, los curtidores europeos crean riqueza y puestos de trabajo para toda una cadena de valor! ¿La “transición verde”? ¡Es nuestro ADN! Y el cuero puede ser y será aún más sostenible, pero esto debe hacerse de la mano de nuestros reguladores y partes interesadas”.

Judith Kirton‐Darling, Secretaria General Adjunta de industriAll Europe, sostiene también que “los sindicatos insisten en que la transición verde y digital de los sectores del TCLF sea una transición justa, para nosotros esto significa garantizar que ningún sector, región o trabajador se quede atrás. Se necesitan medidas concretas para transformar el ecosistema en uno más sostenible, con trabajadores cualificados y empleos de calidad en su centro. Se necesitará inversión y apoyo para aumentar la producción y la demanda de productos sostenibles y seguiremos trabajando con nuestros interlocutores sociales sectoriales y responsables políticos para garantizar que esto sea un éxito”.

Los interlocutores sociales europeos del TCLF acordaron continuar su buena cooperación, incluso durante el proceso de cocreación hacia un camino de transición hacia un ecosistema textil más resiliente, sostenible y digital (sectores del TCLF), señalando la importancia de un diálogo social sectorial de calidad.


Declaración conjunta de los sectores TCLF para una transición verde y digital exitosa del ecosistema textil de la UE

Antecedentes

El 30 de marzo de 2022, la Comisión Europea publicó su estrategia de la UE para textiles sostenibles y circulares . cuyo objetivo es garantizar que, para 2030, los productos del ecosistema comercializados en el mercado de la UE sean duraderos y reciclables, mientras que la industria pasa de un modelo comercial lineal a uno circular.

La estrategia se centra principalmente en la sostenibilidad, incluidos nuevos requisitos de diseño para productos textiles y de cuero en el marco de la Iniciativa de diseño ecológico para productos sostenibles, e información más clara sobre los productos, incluyendo un Pasaporte digital de productos, medidas para abordar el lavado verde y acciones para desalentar la destrucción de productos no vendidos o artículos devueltos.

La Estrategia de la UE también reconoce la necesidad de construir un ecosistema textil resiliente, basado en la innovación y la competitividad global. Con este fin, la Comisión Europea lanzó una consulta con las partes interesadas con el objetivo de co-crear un camino o ruta de transición para un ecosistema textil más resistente, sostenible y digital para los sectores TCLF.

Reacción de los interlocutores sociales del TCLF

Los interlocutores sociales europeos de textiles, prendas de vestir, cuero y calzado (TCLF), concretamente a través de CEC, Cotance, Euratex e industrialAll Europe, declaran que han acogigo “con beneplácito el mayor reconocimiento por parte de la Comisión Europea de la importancia estratégica de los sectores TCLF”. Y añaden que “fomentan el paso a un ecosistema más sostenible”, señalando que “Europa debe liderar el camino en la producción de alta calidad y alto valor”.

Sin embargo, advierten que el paso a un sector sostenible en Europa requerirá una gran inversión y planificación a nivel regional, nacional y europeo, por lo que los interlocutores sociales insisten en que deben participar en cada paso del proceso.

Además, los sectores TCLF se enfrentan a una competencia global, y es necesario actuar para garantizar que las transiciones verde y digital del ecosistema sean un éxito y no dejen atrás a ningún sector, región o trabajador.

Un ambicioso camino de transición del ecosistema textil para garantizar un futuro sostenible

Los socios sociales de TCLF llevan mucho tiempo pidiendo una política industrial sectorial europea coherente y holística que apoye a sus industrias y trabajadores, e incluya todos los aspectos relevantes: comercio, competencia, habilidades, descarbonización, autenticidad, sostenibilidad y estándares sociales. El lanzamiento de Textiles Ecosystem Transition Pathway es una oportunidad real para que los sectores TCLF se vuelvan más sostenible, pero los interlocutores sociales del TCLF insisten en que se necesitan medidas concretas para garantizar que la transición sea un verdadero éxito.

Un ecosistema resiliente

Para que un ecosistema textil sostenible de la UE sobreviva en el mercado mundial, debe ser resistente. Esto requerirá un conjunto coherente de reglamentos y normas de calidad aplicados por todos, con un cumplimiento verificado eficientemente por las autoridades aduaneras y de vigilancia del mercado nacional de la UE, financiación e inversión adecuadas en investigación y tecnología, cambios en el comportamiento del consumidor para fomentar la producción sostenible (con productos sostenibles a veces costando más), y una comprensión clara y común de lo que es la sostenibilidad. Esto debe complementarse con una política comercial sólida de la UE que garantice un comercio libre pero justo, mediante el cual los sectores de TCLF en Europa puedan volverse más sostenibles sin dejar de ser competitivos a nivel mundial y, como tal, salvaguardar las industrias y sus trabajadores.

Como tal, los interlocutores sociales de TCLF piden:

  1. Financiación adecuada a nivel regional, nacional y europeo para apoyar la economía verde y digital en las transiciones de los sectores TCLF.
  2. El lanzamiento de campañas de sensibilización, y más incentivos, con el objetivo de cambiar el comportamiento del consumidor y aumentar la demanda de productos TCLF sostenibles fabricados en Europa.
  3. Que los Estados miembros de la UE fomenten la producción sostenible en Europa.
  4. Iniciativas a nivel regional, nacional y europeo para atraer nuevos trabajadores al sector y volver a capacitar/mejorar las habilidades de los trabajadores actuales, incluso a través de acciones concretas en el marco del Pacto por las Habilidades de la UE.
  5. Acción de la UE para garantizar que el ecosistema textil europeo siga siendo competitivo, garantizando un campo de juego nivelado a nivel mundial.
  6. Acción decisiva por parte de los Estados miembros y la UE para hacer frente a las dependencias estratégicas a través de la reindustrialización, los incentivos adecuados para una economía circular y la reciprocidad en la política comercial y sus medidas.
  7. La adopción de una revisión ambiciosa del Esquema Generalizado de Preferencias de la UE que crea empleos de calidad en algunos de los terceros países más pobres, sin afectar negativamente a los sectores productivos TCLF y sus trabajadores en Europa.
  8. Una revisión ambiciosa de los capítulos de Comercio y Desarrollo Sostenible, con plena aplicación, para nivelar el campo de juego global y aumentar los estándares ambientales y los derechos laborales en las cadenas de suministro de TCLF fuera de Europa.

Un ecosistema sostenible

La producción sostenible debe ser buena tanto para las personas como para el planeta. Como tal, la descarbonización de las industrias TCLF europeas es una excelente oportunidad para que los sectores de la UE se centren en producir productos duraderos y de buena calidad fabricados por trabajadores calificados con buenas condiciones laborales, en lugar de competir en la producción al menor costo.

Sin embargo, se necesitará una gran cantidad de trabajo para descarbonizar completamente las industrias TCLF. Esto incluirá métricas oficiales mejoradas de la huella ambiental de materiales y productos, financiamiento para I+D, además de nuevas tecnologías y procesos (incluidos proyectos de mejora), medidas para garantizar el acceso a energía limpia y asequible (teniendo en cuenta que Europa se encuentra actualmente en medio de una crisis energética), iniciativas para una economía más circular, incluidos incentivos para la adopción de subproductos naturales y renovables, o mediante la recolección y el uso de materias primas secundarias, y la inversión en la fuerza laboral actual y futura en relación con las habilidades.

Como tal, los interlocutores sociales de TCLF piden:

  1. Financiación apropiada, métricas sólidas, incentivos legales y apoyo para ayudar a los sectores TCLF europeos a descarbonizar su producción y volverse más circulares, al mismo tiempo que siguen siendo competitivos en el mercado global.
  2. Medidas para garantizar el acceso a energía verde y asequible para los sectores TCLF.
  3. Asistencia para modelos económicos y comerciales, como actividades de reciclaje, incluyendo apoyos a las cadenas de valor cruzadas en la creación de ReHubs para residuos textiles, reconociendo el curtido como una actividad de reciclaje y completando la revisión integral de la Directiva de envíos de residuos de la UE.
  4. Las lagunas políticas que deben abordarse, como la promoción de un enfoque armonizado de responsabilidad ampliada del productor (RPE) en toda la UE, la regulación de la autenticidad del cuero, la adopción de normas sólidas de asignación de subproductos de origen animal y la garantía de que las PYME puedan utilizar las huellas ambientales de los productos ( FEP).
  5. Medidas para garantizar que el Reglamento sobre productos sostenibles ofrezca un marco transparente, predecible y favorable a las PYME para las industrias TCLF, incluido el aspecto social de la sostenibilidad, que actualmente no se encuentra.
  6. Iniciativas para garantizar que los trabajadores tengan las habilidades verdes adecuadas para el futuro, incluida la financiación concreta para el Pacto de la UE por las habilidades.

Un ecosistema digital

Para seguir siendo competitivos, la digitalización jugará un papel clave, desde el diseño hasta la producción. Debe recordarse que no todas las empresas de TCLF en toda Europa son iguales cuando se trata de equipos y procesos de alta tecnología. Se necesitarán más inversiones en algunas fábricas que en aquellas con equipos más antiguos y manuales, al mismo tiempo que se recuerdan las presiones sobre la energía (precio y acceso) y la necesidad de mejorar las habilidades de los trabajadores para garantizar que la transición digital sea una Transición Justa.

Esto supondrá una gran transformación del ecosistema, y los interlocutores sociales de TCLF insisten en que deben participar plenamente en esta transición, que requerirá una planificación, financiación y apoyo adecuados para garantizar que las industrias puedan transformarse con éxito, sin que ninguna región ni ningún trabajador se vean afectados ni dejados atrás.

Como tal, los interlocutores sociales de TCLF piden:

  1. Financiación y asistencia adecuadas para ayudar a los sectores europeos de TCLF a volverse más digitales.
  2. Diálogo social sectorial de calidad para lograr que la transición digital sea una Transición Justa.
  3. Acciones para garantizar que los trabajadores tengan las habilidades digitales adecuadas para el futuro, incluidas en la financiación del Pacto de la UE por las Capacidades.
  4. Capacitación adecuada para garantizar que la salud y la seguridad en el trabajo se respeten en las cadenas de valor internacionales considerando nuevas tecnologías y procesos.

Un ecosistema social

Las transiciones ecológicas y digitales de las industrias TCLF deberían dar como resultado un sector europeo competitivo, líder en producción sostenible de alta calidad. Las transiciones deberían ayudar a crear un sector europeo más resistente y atractivo con empleos de calidad y trabajadores altamente calificados. Los interlocutores sociales de TCLF esperan que las transiciones sean beneficiosas para la industria, los trabajadores y las regiones, algunas de las cuales dependen en gran medida de los empleos y los ingresos que generan, con las medidas necesarias para garantizar una transición justa para la industria, las regiones y los trabajadores.

Como tal, los interlocutores sociales de TCLF piden:

  1. Más acciones e inversiones para atraer trabajadores al sector y volver a capacitar/mejorar a los trabajadores, incluso a través de financiación concreta para el Pacto de la UE por las Capacidades.
  2. El respeto de la negociación colectiva, según la práctica nacional, para garantizar salarios justos para trabajadores
  3. Diálogo social sectorial de calidad a nivel de planta, regional, nacional y europeo.
  4. Respaldo continuo para proyectos de diálogo social, como el actual proyecto financiado por la UE “Garantizar un futuro sostenible para las industrias TCLF de Europa sudoriental”, más la asignación de fondos nacionales y de la UE para el desarrollo de capacidades para el diálogo social y la negociación colectiva. .
  5. Condicionalidad social de los fondos de la UE para garantizar que apoyen la negociación colectiva, empleos de alta calidad y aprendizajes de alta calidad.
  6. Derechos de todo trabajador a la transición de un trabajo a otro, por ley o convenio colectivo, según la práctica nacional.
  7. Medidas para hacer que los productos sostenibles sean más accesibles para los consumidores, por ejemplo a través de una tasa de IVA diferente para los ‘productos ecológicos’.

Conclusión

Una transición exitosa hacia sectores TCLF europeos más sostenibles y circulares requerirá que todas las partes europeas interesadas se reúnan y acuerden un esfuerzo verdaderamente combinado, sostienen las asociaciones, patronales e interlocutores sociales.

Por ello, aseguran, “los interlocutores sociales de TCLF estarán en el centro de esta transición y pedirán acciones y medidas concretas a nivel regional, nacional y europeo para garantizar que el ecosistema pueda seguir siendo resistente en el mercado global y proporcionar miles de puestos de trabajo de calidad en Europa”.

Asimismo, conluyen, “los interlocutores sociales del TCLF se comprometen a participar plenamente con la Comisión Europea en la creación conjunta de un camino de transición para un ecosistema textil digital, sostenible y más resistente, e instan a los Estados miembros y a la UE a aumentar sus ambiciones y apoyo para garantizar que la transición es una verdadera historia de éxito”.

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias