AECOC anima a las compañías para depurar sus planes de prevención de la pérdida desconocida a través del esfuerzo conjunto de los distintos eslabones de la cadena

 Tiempo de lectura: 4 minutos

Los hurtos comerciales lastran la productividad y la competitividad de las empresas, reduciendo su capacidad para generar empleo. Las empresas dedican 400.000 horas al año a gestionar este tipo de incidentes, pero descartan denunciar por el exceso de burocracia y los impedimentos en los procesos.

17 de noviembre de 2011

Aecoc estima que los supermercados españoles sufren cada año un total de 130.000 hurtos comerciales, pero tan sólo denuncian un 13% de los mismos, fundamentalmente debido al exceso de burocracia y los impedimentos que conllevan los procesos. La consideración generalizada de estas compañías es que la denuncia exige demasiado esfuerzo para las compensaciones que se obtienen (indulgencia del código penal, excesiva inversión de tiempo en juicios / declaraciones, desprotección de los denunciantes…).

Este es solo un claro ejemplo de lo que ocurre en las empresas y especialmente en el canal de la distribución. No en vano, el 92% de las compañías de distribución españolas consideran el código penal demasiado indulgente a la hora de “castigar” las sustracciones y, por este motivo, se han puesto a trabajar, de manera coordinada y de la mano de AECOC –la asociación empresarial que agrupa a cerca de 25.000 compañías- para tratar de conseguir un marco legal más punitivo con este tipo de prácticas.

Algunas de las iniciativas emprendidas por AECOC para favorecer una respuesta legal contra el hurto comercial basada en la eficiencia de medios y en la coordinación de las empresas con las instituciones judiciales (y éstas entre sí), han sido debatidas hoy en Madrid en el marco del XIV Seminario AECOC de Prevención de la Pérdida, el Punto de Encuentro de referencia en nuestro país para el análisis de esta problemática. Para ello el seminario ha contado con la participación del doctor en Derecho y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Jesús Zarzalejos; el vocal del Consejo General del Poder Judicial, Antonio Dorado; el fiscal de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Antonio del Moral; y el fiscal en excedencia, miembro de la Asesoría Jurídica de El Corte Inglés, Juan Moral de la Rosa.

Opinión pública laxa

El Punto de Encuentro de AECOC ha servido para denunciar lo que el profesor Zarzalejos ha calificado como un “estado de opinión pública blanda, laxa, en relación con el hurto comercial”. En su opinión, “se asocia a la picaresca, a la lucha de David contra Goliat, y en tiempos de crisis con quien tiene que robar para comer; pero son tópicos falsos que engañan a la sociedad y a las autoridades políticas”.

En este sentido, Antonio dorado ha señalado que “la voluntad del ejecutivo no va de la mano del legislador. Es distinta la tramitación de faltas de la de delitos, y los procesos en caso de faltas dificultan su tramitación efectiva. Se necesita una voluntad política de mejora, hay que trasladar la necesidad de hacerlo.”

Unas declaraciones en línea con las consideraciones de Antonio del Moral, quien reclamó un tratamiento específico para las reincidencias en los hurtos. En su opinión “conviene distinguir hurto esporádico del habitual. No es lo mismo un daño esporádico que un daño terrorista. La respuesta penal es diferente.”

En cuanto a la falta de reacción legal por parte de las empresas ante esta problemática, Juan Moral hizo un llamamiento a la concienciación. Desde su punto de vista, las compañías deben mentalizarse de que la problemática de los hurtos “no es una cuestión baladí, es muy importante utilizar los mecanismos de que disponemos para enfrentarnos al problema”. En su opinión, hay que denunciar, acudir a los juicios como testigos… puesto que es la manera de demostrar la reincidencia y conseguir sentencias acordes a las incidencias.

Hurto profesional

Los datos aportados para el Seminario de AECOC por Joshua Bamfield, director ejecutivo del Centre for Retail Research, confirman que los artículos sustraídos con mayor frecuencia son alimentos frescos (quesos, loncheados y cárnicos de alta gama), cosméticos (productos de afeitado, cremas de alta gama, barras de labios, etc.), complementos / accesorios de moda, bebidas alcohólicas de alta graduación, productos de electrónica (videojuegos, MP3…) y productos de bricolaje y ferretería. La realidad desmonta, por tanto, la teoría del “hurtador famélico”, producto de la crisis económica, puesto que los productos más hurtados de alimentación no son los de alimentación básica sino las “delicatesen”.

En este sentido, los datos de AECOC apuntan a que esta problemática responde fundamentalmente a hurtos “profesionales”. Así, según la Asociación, el 54% de los empresarios del sector considera que la mayoría de hurtos corren a cargo de bandas organizadas y el 47% de ellos se muestra además convencido de que el objetivo fundamental de este tipo de prácticas es la reventa en mercados paralelos.

Las compañías españolas pierden alrededor del 1% de su facturación, lo que supone alrededor de 1.200 euros anuales, por hurtos que suelen equivaler a unos 63 euros por sustracción. En consecuencia, dedican 400.000 horas anuales a gestionar estos incidentes, con la consecuente pérdida de productividad y competitividad global. Algo que, en el actual escenario económico, cobra especial trascendencia, toda vez que repercute directamente en la capacidad de las empresas para seguir creciendo y generar empleo.

La importancia de la prevención

Fiel a su misión de incrementar la eficiencia en las relaciones entre fabricantes y distribuidores, AECOC trabaja desde hace cerca de 20 años para que las compañías depuren sus planes de prevención de la pérdida desconocida a través de actuaciones globales que incluyan el esfuerzo conjunto de los distintos eslabones de la cadena.

El XIV Seminario AECOC de Prevención de la Pérdida ofrece una completa radiografía de esta situación así como las claves para paliarla, de la mano de expertos analistas y empresarios. En esta ocasión, ofrece también las posibles medidas a aplicar contra el fraude fiscal. Y es que el 60% de las compañías encuestadas por Enrst&Young en un estudio empresarial, coincide en que debería haber más supervisión para reducir el riesgo de fraude, soborno y corrupción.

El Punto de Encuentro incluye, asimismo, un análisis de la rentabilidad de las existencias, por parte del directivo de Consum Ángel Sánchez; y las experiencias puestas en práctica en este ámbito por Worten, Campofrío Alimentación, Grupo Pyrenees y Kiabi.

Sobre AECOC

Con cerca de 25.000 empresas asociadas, AECOC es una de las mayores asociaciones empresariales del país y la única organización en la que la industria y la distribución de todos los tamaños y distintos sectores aúnan esfuerzos para aportar más valor al consumidor. AECOC trabaja para acercar a las empresas estándares tecnológicos, prácticas de gestión, así como conocimiento y formación en diferentes áreas y sectores de actividad (puntos de encuentro y cursos) que les ayuden a ser más eficientes y competitivas.

NOTICIAS RELACIONADAS

27 de septiembre de 2022

26 de septiembre de 2022

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

buscar noticias